Capítulo 1.22 - El plan perfecto del amor


Amadas almas todas. Vosotras que recibís estas palabras. Recordad que nada ocurre por casualidad. Tampoco el hecho de que estéis recibiendo estos diálogos de amor y verdad, los cuales son parte integral de la obra dada a este lápiz en las manos del amor, para que sean compartidas con quienes tienen que serlo. Todo forma parte del plan de Dios para estos tiempos. Observad cómo por todos lados existen muestras claras de un despertar de la consciencia que no tiene comparación en la historia de la humanidad. Nunca antes la luz había brillado con tanta claridad en la tierra.


Nos os preocupéis por el hecho de que la mente pensante, tan aferrada a lo que le es familiar, conocido, y a asustarse ante lo nuevo, sienta que no logra procesar las nuevas frecuencias de energía de pensamiento que conlleva la novedad que está naciendo. Pronto lo hará. Son tiempos de paciencia para con vosotros mimos y vuestros procesos interiores. Así como también para el mundo, el cual tiene sus tiempos.


Todo está yendo por los caminos trazados por Cristo desde toda la eternidad. No estáis a la deriva. No estáis sumergidos en un caos informe, viajando sin rumbo en una realidad incomprensible. Estáis viviendo los tiempos del segundo advenimiento. Tiempos de nacimiento del nuevo reino terrenal. Un reino de paz, concordia y alegría sin igual.