Capítulo 5 - La hora de la verdad

Actualizado: 30 de abr de 2021


Hijito mío.


Hoy quiero hablarles acerca de una de las formas que adopta mi amor de madre celestial. Me refiero con dulzura y dilección al amor que se expresa por medio de mis amonestaciones. Es importante que recordéis que esta madre de puro amor ama con amor responsable, tal como lo hace Dios el Padre.


Un amor que no se anima a expresar las debidas amonestaciones cuando deben ser expresadas, es un amor incompleto y teñido de temor. Por lo tanto, no es un amor perfecto.


Os invito a reflexionar acerca de este mensaje. Vivís en un mundo que busca licuar la verdad, minimizar la radicalidad de mi llamada. En el reino del amor no puede existir nada que no sea la pureza de la verdad resplandeciendo en la gloria de la perfección divina.